Inicio Blog
¡Más que un baño, una ducha inteligente!

¡Más que un baño, una ducha inteligente!

Ms que un bao, una ducha inteligente!
Un buen baño al final de un día pesado de trabajo le cae bien a cualquiera. También es estimulante hacerlo por la mañana, para empezar el día, frescos. El problema es que, generalmente al abrir la llave, no se suele pensar en toda el agua que se consume durante la ducha. En promedio, un buen baño de 10 minutos consume 200 litros de agua, según datos de la OMS, organización que, a su vez, incentivan a gastar un 150% menos.

 

La medida de consumo de agua en la ducha, se encuentra en 95 litros, lo cual se traduce en una ducha de cinco minutos, cantidad equivalente a el agua que bebe una persona en 50 días.

 

Y a pesar de mostrar número y cifras es poco probable que nos demos cuenta del agua que desperdiciamos sin darnos cuenta. Bien, pues esto ha terminado y en a3p te decimos por qué.

 

Parece ser que a este problema ha llegado Hydrao, una regadera inteligente con luces LED capaz de cambiar de color en función del agua que gastes. Según las primeras pruebas, gracias a Hydrao cada usuario ha conseguido ahorrar hasta un 25% de su consumo habitual de agua.

 

Como si se tratase de un semáforo la ducha tiene tres intervalos de alerta que se distinguen por el color de la luz emitida, en el momento en que se supera el mínimo establecido la tonalidad cambia y si ese nivel vuelve a ser superado una luz roja comenzará a parpadear. Sus colores van cambiando en función del gasto de agua:

 

- Color verde: 10 litros.

- Color azul: 50 litros.

  • Color rojo parpadeante: más de 50 litros.

Además, entre otras novedades, el cabezal cuenta con Bluetooth para conectarse a su aplicación en un smartphone con la que se pueden cambiar los colores y establecer distintos parámetros de gasto de agua y posee una turbina en su interior que genera su propia energía con el fluido del agua, energía suficiente para encender los LEDS y la conexión inalámbrica por lo cual nunca necesitaremos baterías para su funcionamiento.

 

El proyecto se dio a conocer por primera vez en 2014 en la plataforma KissKissBankBank donde buscaba recaudar 15 mil euros para llevarlo a cabo, cifra que fue superada.

 

Un proyecto verde que nos demuestra que la tecnología está a flote para ayudarnos a preservar el medio ambiente.